Lo que más me gusta de Sri Lanka es que puedes encontrar de todo en un espacio muy pequeñito. Bueno, todo lo pequeñito que puede ser un país. Hay opciones para todos los gustos condensadas en una preciosa isla. Sabes que te va a conquistar cuándo solo ves millones de palmeras desde el avión.

Puedes bañarte en maravillosas aguas turquesas, hacer un safari rodeada de elefantes y conocer preciosos templos budistas. Y de una experiencia a otra solo hay un día de diferencia. A veces todo en el mismo día.

Pero vamos poco a poco y como amantes del mar, empiezo a contaros todas las cosas buenas de la costa. Yo he conocido en profundidad la costa oeste y el sur.

Costa Oeste de Sri Lanka

Esta zona es perfecta si estás buscando calma o pasar unos días en pareja. Playas realmente enormes donde solo estará tu hotel, tu tumbona y una espectacular puesta de sol. Mi primer hotel fue Taprobana y después de unas horas allí supe que Sri Lanka iba a ser especial. Y no me equivocaba.


En esta zona de la costa también hay actividades mis dos favoritas fueron:

  • Safari por el río Bentota Ganga: era el primer contacto con la fauna del país y lo pasamos super bien buscando cocodrilos y monos desde nuestra barquita.
  • Conocer un refugio de tortugas: Sri Lanka es el país de las tortugas y en muchas zonas de la costa van a desovar. Precisamente por eso los cazadores de huevos hacen su agosto, roban los huevos y los venden por prácticamente nada (una rupia por huevo).En los refugios recogen los huevos, esperan a que nazcan y los lanzan de nuevo al mar. Aun asi, solo un 10% sobrevivirá.También en los refugios tienen tortugas que han sufrido daños o que han nacido con malformaciones. Pasamos un rato precioso jugando con ellas. ¡Super recomendable!

Qué NO recomiendo hacer: ir a un Spice Garden. Porque son un auténtico timo. Básicamente te enseñan muchas plantas y cuáles son las propiedades curativas de todas ellas según el Ayurbeda, para después meterte en la sala de venta y cobrarte un auténtico pastón por los productos. En serio, es un timo total

Y aquí surge una primera pregunta:

Cómo moverte por Sri Lanka

Y es que antes de seguir con el recorrido es muy importante comentar estos detalles:

  • En taxi: este es el servicio Premium, pero afortunadamente muy asequible. Para desplazamientos largos, es decir, entre ciudades. Si vas a recorrer el país y tienes poco tiempo lo mejor es contratar este servicio de Driver. Por unos 60 euros al día tienes a un conductor por y para ti, que te lleva todos sitios y no tienes que preocuparte de nada más. Os dejo el enlace de mi conductor aquí
  • En tren: es la opción más bonita pero lenta al mismo tiempo. Asumes que vas a viajar con mucha gente por muy poco dinero. Y es que los desplazamientos entre ciudades en vagones de segunda y tercera clase no cuestan más de dos euros.
  • En autobús: la opción más loca. Puedes recorrer el país entero en autobuses, pero asume que los conductores están muy locos. Conducen muy rápido, hacen adelantamientos extremos y van a reventar de gente. Yo para trayectos cortos lo veo bien, ahora, si tengo que meterme cuatro horas en uno, me lo pienso dos veces.
  • En tuc tuc: también es perfecto para desplazamientos cortos. Es el país con mas tuc tucs en el que he estado nunca. Puedes contratar su servicio para un trayecto de dos kilómetros, o para pasar un día entero de ruta turística. Aquí te toca negociar precio, y si no estás avispado, te van a timar. De hecho, asume que el primer día te van a timar, porque te pedirán lo que quieran. Lo mejor es aprender el coste de los trayectos o pedirlos directamente con la App: Ride your way. Yo la he usado mucho, tanto para pedir coches como tuctuc. Es una buena herramienta de negociación. ¡Descargadla antes de ir! (en Sri Lanka no hay Uber)

¿Sabeis que hay gente que se alquila un tuc tuc para dar la vuelta al país?
Esta opción es genial si tienes mucho tiempo y no te preocupa quedarte tirado en cualquier punto. Mejor en parejas que en solitario. Quedarse colgado en mitad de las montañas, solo, puede ser muy duro.
A mí me hubiera encantado hacerlo, pero no tenía tanto tiempo.


Sur de Sri Lanka: territorio surfer


Seguimos adelante con la ruta de playas y llegamos al sur, mi preferido elegido para pasar fin de año. Llegué hasta aquí para hacer unos días de retiro de surf y yoga. La costa sur es muy amplia y dependiente de tus gustos te recomiendo una zona u otra:

Ahangama: mi preferido si estás buscando buenas olas en un ambiente chill y boho. Pequeños hoteles, hostles y bed & breakfast centrados en el Surf y el Yoga.

Si quieres hacer deporte y descansar esta es tu playa. Ahangama es el pueblo principal (es pequeñito eh) y la playa es Kabalana. Aquí las olas son perfectas tanto para principiantes como para niveles más avanzados. Los avanzados se ponen al fondo del mar, los nuevos nos movemos más cerca de la orilla. La ola es larga y lenta. Sabrás de lo que te hablo si has intentado iniciarte en el mundo del surf.

Me encantó alojarme en Mellow Hostel porque está justo enfrente de la playa de Kabalana. Es super nuevo, las habitaciones son preciosas y muy tranquilas y ofrece clases de surf y yoga. Todo rodeado de un ambiente de gente joven. ¿Suena bien verdad?

Weligama: aquí vas a encontrar una escuela de surf detrás de otra y la playa está realmente muy llena de surfistas. La verdad, no es mi zona favorita porque hay un hotel enorme en medio de la playa que rompe totalmente la estética. Pero si estás por la zona surfeando, ve un día por allí porque el ambientillo es bueno. Sobre todo para después el surf, porque hay muchos barecitos en la playa y también es una zona buena para cenar pescado fresco.

Mirissa: es sin duda la zona más turística, pero también tiene su punto. Sobre todo si estás buscando gente y ambiente. La noche es una fiesta diaria, pequeños hoteles y restaurantes uno tras otro en la playa.

Aquí está uno los escenarios más famosos para foto de la zona Coconut Tree Hill y justo debajo una de las mejores zonas de surf de la zona, pero para los de nivel avanzado.

Recorrido cultural Sri Lanka.

Si quieres meterte de lleno en la cultura antigua del país y como viven el budismo en el presente (es la principal religión) no puedes perderte las tres Ciudades Aniguas. Y aquí ya depende del tiempo que tengas. Puedes hacerlas todas en un día o dividirlo en dos fases.

Sigiriya: Lo mejor es dormir allí para despertarte muy pronto y empezar a ver las dos cosas importantes, o decidirte solo por una. Sigiriya es la montaña principal, una ciudad antigua en lo alto de una montaña. Subir cuesta 30 dólares y alrededor de 45 minutos. Depende si estás o no en forma.
La opción B es subir a la montaña de enfrente, Pidurangala. Tardarás más o menos lo mismo y el acceso es gratuito. Y lo mejor, las vistas de Sigiriya son espectaculares. Yo, me quedé con la opción B.

Por cierto, el hotel mas impresionante de la zona de llama Hotel Sigiriya Cotage

Polonnaruwa: Desde Sigiriya hasta aquí, en coche, tardarás como una hora y media. En bus seguramente sea un poco menos.

Es la ciudad antigua más grande y alucinante del país. Aquí vas a ver ruinas de lo que fue la ciudad hace unos 1000 años, templos y monos. Muchos monos. Es muy divertido. La visita será de un par de horas, y puedes ir en coche parando en cada una de las zonas o en bici. Yo me quedé con ganas de hacerlo en bici, la verdad. Pero aviso, hace mucho calor.


Parques Nacionales de Sri Lanka: la vida entre elefantes

*Entre Sigiriya y Polonnaruwa está el Parque nacional de Wasgamuga. Mi recomendación es ir, al menos a uno de los parques nacionales del país. Ver los elefantes es una experiencia increíble.

El mejor es el de Yala, porque es el más grande y además hay Guepardos, pero tanto este como el de Undawalawa son increíbles. Si te gustan los animales, no te lo puedes perder.

Dambulla: es la menos visitada, pero desde mi punto de vista, la más bonita. En lo alto de una pequeña montaña (esta es de las facilitas) están las Cuevas de Dambulla. Llenas, muy llenas, de Budas. Es precioso y realmente único. Pasea con calma, observa a los locales y descubre sus rituales. De verdad que te va a encantar.

Por cierto, si te pilla estar aquí al final del día, la puesta de sol y maravillosa.

También en Dambulla, a unos veinte minutos de la montaña en coche, está el templo del Budha de oro. Un Budha enorme que no me dio tiempo a visitar porque se nos hizo de noche :S Pero estoy segura de que es precioso.

Yo hice toda esta visita en un día, con un conductor, pero porque, como os digo, tenía poco tiempo. Pero recomendaría hacerlo en dos días con calma

Kandi.

La verdad es que Kandi es una ciudad muy grande, caótica y donde tampoco recomendaría estar mucho tiempo. Con un día, incluso con una mañana es suficiente. Depende de cómo tengas organizado tu plan.

Lo más importante es ir al Templo Sri Dalada Maligawa que es donde está uno de los dientes de Budha. Es un templo muy grande y te recomiendo hacerlo con un guía. Es muy sencillo porque, una vez dentro, muchos señores se ofrecen a hacerte la visita guiada. Por 1000 rupias conocerás los detalles que hay detrás de cada una de las zonas.

Es mejor ir prontito por la mañana, porque en torno a las 9h se abre la sala del diente y, aunque protegida por tres muros, ver el ambiente que se crea alrededor es increíble. 15 minutos de locura que merece la pena vivir.

Me alojé en el hotel Theva Residency, una maravilla en lo alto de la ciudad desde donde disfruté de unas vistas increíbles y de la calma que necesitaba después de horas de tren. Si queréis disfrutar de una infinity pool sobre Kandy, este hotelito os va a conquistar.

El Tren Kandi- Ella

Sin duda una de las mejores experiencias de mi vida. Si me preguntas el motivo principal por el que ha merecido la pena ir a Sri Lanlka, sin duda sería este tren. Y mira que he cogido trenes en todos los países del sudeste (incluso en otras zonas de Sri Lanka). Pero la experiencia en este tren es inigualable.

Lo más importante: no cojas el billete de primera clase, además de que hay que reservarlo 40 días antes y que se agota enseguida, no merece la pena. Lo bueno de este tren es vivir la experiencia real. Compra un billete en la misma estación un ratito antes para segunda clase por menos de dos euros. Aquí es todo pasa.

Podrás disfrutar de la experiencia del tren abierto, sentarte al borde de la puerta abierta. Cientos de cabecitas se asomarán por cada ventana, todo el mundo buscando hacer la mejor foto.

Mi consejo, relájate, disfruta y con calma, tienes siete horas para conseguir tu foto. Importante, lleva ropa de abrigo (una sudadera, vaya) porque cuando pases por Nagura Eliya la temperatura baja mucho.

​Puedes hacer el recorrido completo de una ciudad a otra o para en Nagura Eliya si nunca has visto los campos de té. Es otra experiencia que hay que vivir en Sri Lanka, el té de Ceylon es de los más famosos del mundo. Y delicioso además.


Ella

Un precioso pueblito en las montañas. Es como estar en las montaás de Suiza, pero sin nieve. Ella está rodeada de montañas y puedes pasar un par de días haciendo treking o simplemente descansando tomando roti en uno de sus restaurantes.

Me encantó el ambiente por la noche. Muchos restaurantes con terrazas abiertas y música en directo.

En Ella podrás ver el puente de los 9 arcos, una maravilla arquitectónica que construyeron los ingleses en el periodo colonial. Lo mejor es estar ahí cuando llega el tren. Por la mañana en torno a las 9:30 y por la tarde sobre las 16:30, entérate bien del horario en tu hotel para no perdértelo.

Galle

Dejar Galle para el final no significa que sea lo peor, porque Galle es sin duda el pueblo más bonito de todo el país. Ahí voy yo, poniendo las expectativas bien altas.

Estuve dos días y no dejaba de encontrar cosas preciosas. El Fuerte de Galle es patrimonio de la UNESCO y guarda los restos mejor conservados de lo que fue colonia holandesa en el s.XVII. Atravesar sus muros significa hacer un viaje en el tiempo.

Pequeñas callecitas albergan hoteles con encanto y preciosos restaurantes que te harán olvidar que estás Sri Lanka. Porque realmente es como si los europeos aún siguieran allí. Por supuesto, mezclado con la autenticidad del país y el olor a curri en cada rincón.

Me alejé en el hotel Grand Galle que tenía unas maravillosas vistas a la muralla y una de las mejores puestas de sol del país. Si quieres pasar unos días de desconexión, este hotel te va a enamorar.

podría seguir contando maravillas de este pequeño país, pero te invito a que las descubras tú mismo, porque Sri Lanka es uno de los destinos favoritos de 2019. Ya sabes por qué ;)


Besitos

Erika


Me gusta

Comentarios

Escribir comentario...
IP: 82.99.3.229