Muchas veces nos gusta pensar que la vida nos sorprende y en nuestra vanidad nos olvidamos que las sorpresas de la vida están guiadas por hilos muy delicados que sostiene cada uno de los corazones de la gente que nos rodea.

Algunas veces encuentras gente que con una mirada o con una sonrisa te dan la energia que tu corazon necesita para mover esos hilos, otras veces las circunstacias se acomodan para conocer personas con las que la que la convivencia te enseña a amar y respetar aunque suene muy cursi. 

Mis roomies son de ese segundo tipo de personas, con quien la convivencia te hace unir tu corazón. Sorprendimos a Dani con una comida y un pastel con las roomies por su cumpleaños, su tono de voz y su mirada dejaron notar lo sorprendida que estaba y eso al menos a mi me lleno el corazon, creo que somos personas muy diferentes pero en la diferencia nuestras almas se han conectado y nos ha permitido conocernos como familia. A solo unos meses de encontrarnos de este lado del mundo hemos pasado momento divertidos y tontos, sin maquillaje y en pijama... Lo unico que puedo agregar es que espero que tenga un año lleno de alegrias y que siga trabajando en sus objetivos siendo la persona alegre y equilibrada que nos ha mostrado que es aqui.

Hay muchas cosas que hacen mi vida funcionar como hornear pasteles, cocinar para alguien más, caminar por la ciudad, viajar, tener objetivos y cosas que cualquier persona podria considerar.. pero el punto comun con la mayor parte de las cosas que me hacen feliz es la reaccion en cadena que generan mis acciones, desde una sonrisa hasta una lagrima de felicidad. Preparar sorpresas para alguien más y la sinceridad en sus miradas es algo que aprecio tener la oportunidad de vivir, aunque siempre he dicho que me encantan las sopresas soy una mujer mas de sorprender que ser sorprendida... aveces la intuicion y otras tantas la falta de coordinación o el exceso de esta previene en mi la reaccion y deja de ser una real sorpresa...

Likes

Comments

Al pie del Garona, cuando el otoño llega nos deja pocos días de sol, y esos pocos días se vuelven tan preciados que meritan salir a tomar aire fresco y pasear por la ciudad. Este día fue realmente bueno, con un picnic al borde del río y una caminata que me llevo a una exposición de antigüedades por accidente.

Una de mis cosas favoritas en mi ciudad es salir a caminar, ya que toda la ciudad esta bien conectada y puedes disfrutar de su gente, su arquitectura y algunas veces los caminos te llevan a re descubrir la pequeña ciudad rosa.

Likes

Comments