Encuesta vía twitter

https://twitter.com/TurnoOnceGT/status/801231858860032001

Likes

Comments


Que se encuentra a Veneración en el Interior de la Parroquia, Inmaculada
Concepción de Villa Nueva.

Acerca de la Imagen, corresponde a una Imagen de Cristo de la Penitencia,
Sin embargo la totalidad de sus, Devotos lo veneran con el apelativo de
"Señor Sepultado"

Respecto a su autor y año de hechura no se conoce dato alguno. Es una
Imagen barroca que nos muestra a Jesús minutos después de su Muerte en la
Cruz del Calvario. posee un gran parecido con el Cristo de Animas también 
venerado en la Parroquia antes mencionada.

Segun testimonios de antiguos devotos desde tiempos inmemorables, siempre se ha
procesionado el Vienes Santo por la tarde y noche. indican que antiguamente era llevado
en andas  de pequeñas dimensiones, a sus costados faroles con velas para su iluminación

Un hecho relevante, en la historia del Señor Sepultado lo constituye el decubrimiento
de un antiguo documento de 1794 encontrado en su pecho, durante el proceso de restauración
el cual fue sometido en el año 2007; este mismo año fue nombrado "Cristo de la Paz como
suplica hacia Dios Padre por la violencia social y politica que el municipio atraviesa.

Likes

Comments

Venta de Turnos para el Solemne Rezado de la Inmaculada Concepción “La Patroncita” 7 de Diciembre de 2016.

Fechas:
Domingo 6 - 13 - 20 y 27 de noviembre en el Atrio de la Parroquia Inmaculada Concepción de Villa Nueva.

Horario:
De 7:00 am a 10:00 am.

Valor de los Turnos:
-Ordinario: Q. 5.00
-Extraordinario de Salida: Q. 25.00
-Honor Salida 7 de Diciembre (Solamente Damas): Q. 200.00
-Honor Salida 8 de Diciembre (Solamente Caballeros): Q. 35.00
-Coro: Q. 200.00

Likes

Comments

En Guatemala se oyen pasar por las calles y avenidas son los penitentes de la noche son almas en pena que visten túnicas negras y llevan unos cirios de color negro o celeste.
Las calles del barrio de la Recolección estaban muy solitarias todos los primeros viernes de cada mes se oían extraños ruidos las personas estaban preocupados. A la mañana siguiente doña María fue a comprar pan para el desayuno entonces la vendedora
le dijo:
¿ señito María usted a escuchado esos ruidos ?
Sí fíjese, anoche me asuste mucho , ¿ qué serian ?
No me crea ni me deje de creer pero para mí son los PENITENTES DE LA NOCHE.
Doña
María muy asustada corrió y le dijo a su
hijo que el primer viernes de su trabajo. Al mes sidel otro mes no viniera muy tarde guiente su hijo llego muy cansado la saludo y se dispuso a terminar sus planos, porque él era arquitecto.
Cuando el oyó unos quejidos y llantos el abrió la puerta por que el pensó que era un hombre golpeado y lo quería ayudar cuando vio unos hombres de negro eran los penitentes que exclamaban ¡Ingenismo, tanquam reus; culpa rubet vultus meus; parce, Deus...!
que quiere decir en español ¡"Yo lloro mis pecados; porque me reconozco culpable; me avergüenzo de mi mala vida perdonad a quien humildemente os pide..."!.
Cuando él vio uno de ellos le dio su
cirio y le dijo que lo guardara, cuando se desmallo, a la mañana siguiente su
mamá lo ayudo a volver en sí, cuando despertó su mamá cocina pafue corriendo hacia la ra darle un remedio, cuando él vio, el cirio se había convertido en hueso , porque su mamá
lo había visto, el guardo el hueso en un cofre.
Al mes siguiente, el salió escondido de su mamá con el hueso en la mano cuando vio ellos se acercaban eran los
penitentes, el que le había dado el cirio le dijo: Hermano me traes de vuelta el
cirio que te di, él le mostro el hueso y el
penitente le dijo:
¡Que esto es una broma te di un cirio y me das esto dime la verdad, ¿lo has perdido?!
El exclamo no ¡esto es en lo que se ha convertido!.
Todos le decían traidor no mereces vivir te hemos dado uno de nuestros mayores tesoros y así nos pagas. El llorando les dijo que no le había hecho nada, pero ellos no lo pensaron más lo vistieron de negro le dieron otro cirio y
después hicieron un ritual, el murió por culpa de los penitentes su mamá
tristemente le santa sepultura al mes
siguiente pasaron por la casa cuando doña María miraba ellos recogieron el alma de su hijo para fuera un penitente
como ellos. Ella lloro pensó que su hijo
andaba en malos pasos y por eso murió, pero lo que ella no sabía es que los penitentes lo mataron haciendo un ritual y condenando su alma.

Likes

Comments

Por un niño
Señor, tú que conoces nuestra profunda tristeza por la muerte del (de la) niño(a) N., concede a quienes acatamos con dolor tu voluntad de llevártelo(a), el consuelo de creer que vive eternamente contigo en la gloria. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Por un joven
Concede, Señor, la felicidad de la gloria eterna a tu siervo(a) N. a quien has llamado de este mundo cuando el vigor de la juventud embellecía su vida corporal; muestra para con él (ella) tu misericordia y acógelo(a) entre tus santos en el canto eterno de tu alabanza. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Por los padres y abuelos
¡Oh Dios! Nos mandaste honrar padre y madre. Por tu misericordia, ten piedad de mi padre (madre) y no recuerdes sus pecados. Que yo pueda verlo (la) de nuevo en el gozo de eterno fulgor. Te lo pido por Cristo nuestro Señor. Amén.
En caso de accidente o suicidio
Escucha, Señor, las súplicas de tu pueblo unidas a las lágrimas de dolor que sentimos por la muerte inesperada de nuestro(a) hermano(a) N., y haz que alcance tu misericordia y goce para siempre de la luz de aquella patria en que no hay más sufrimiento ni muerte. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
Oración en el cementerio el día de los fieles difuntos
La costumbre de visitar los cementerios el día de difuntos es una buena oportunidad para orar por ellos y afirmar nuestra fe en la resurrección. Proponemos para esta ocasión la siguiente celebración.
A/. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. T/. Amén .
A/. Bendigamos al Señor que, por la resurrección de su Hijo, nos ha hecho nacer a una esperanza viva. T/. Bendito seas por siempre, Señor .
A/. Hermanos: Todos tenemos familiares y amigos que han muerto. Hoy los recordamos a ellos y a todos los que han fallecido y los encomendamos a la misericordia de Dios. En este cementerio nos unimos para afirmar nuestra fe en Cristo que ha vencido la muerte y nuestra esperanza de que él vencerá también nuestra muerte y nos reunirá con nuestros seres queridos en su reino de gloria. Que esta celebración nos anime a ser fieles al Señor y a seguir los buenos ejemplos que nuestros familiares nos dejaron en su vida. Comencemos reconociendo nuestros pecados ante el Señor (momentos de silencio).
Tú que resucitaste a Lázaro del sepulcro, SEÑOR, TEN PIEDAD.
Tú que has vencido la muerte y has resucitado, CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú que nos has prometido una vida eterna contigo, SEÑOR, TEN PIEDAD.
A/. El Señor todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. T/: Amén .
L/. Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (6, 3-4. 8-9).
“Hermanos: Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo, fuimos incorporados a su muerte. Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva... Por tanto, si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él”. Palabra de Dios. T/. Te alabamos, Señor.
A/. Hermanos: Invoquemos con fe a Dios Padre todopoderoso que resucitó de entre los muertos a su Hijo Jesucristo para la salvación de todos.
Para que afiance al pueblo cristiano en la fe, la 28 esperanza y el amor, roguemos al Señor. Todos: TE LO PEDIMOS, SEÑOR.
Para que libere al mundo entero de todas sus injusticias, violencias y signos de muerte, roguemos al Señor.
Para que acoja e ilumine con la claridad de su rostro a todos los que han muerto en la esperanza de la resurrección, roguemos al Señor.
Para que reciba en su reino a N. y N. (se pueden decir nombres) y a todos los difuntos de nuestras familias, roguemos al Señor.
Para que nuestra visita y nuestras ofrendas de flores, velas y comida sean signos de nuestra fe en la vida más allá de la muerte, roguemos al Señor.
Para que la fe en Cristo mueva nuestros corazones para dar frutos de solidaridad y de justicia, roguemos al Señor.
A/. Oremos, hermanos, como Jesús mismo nos enseñó.
T/. Padre nuestro... Dios te salve María... Gloria al Padre...
A/. El Dios de todo consuelo, que con amor inefable creó al hombre y en la resurrección de su Hijo ha dado a los creyentes la esperanza de resucitar, derrame sobre nosotros su bendición.
T/. Amén .
A/. Él nos conceda el perdón de nuestras culpas a los que vivimos en este mundo y otorgue a los que han muerto el lugar de la luz y de la paz. T/. Amén .
A/. Y a todos nos conceda vivir eternamente felices con Cristo, al que proclamamos resucitado de entre los muertos. T/. Amén .
A/. Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre nosotros y nos acompañe siempre. T/. Amén .
A/. Dales, Señor, el descanso eterno T/. Y brille para ellos la luz perpetua .
A/. Que las almas de todos los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz. T/. Amén .

Fuente: ACI Prensa

Likes

Comments

Cercanos al día de los fieles difuntos, algunas personas se preparan para celebrar a la llamada “Santa Muerte”, en diversos lugares de Estados Unidos y México, como en Ciudad Juárez, donde se ha incrementado el número de adeptos.
La "Santa Muerte" es una falsa devoción difundida en distintos lugares de México y otros países de América Latina. Es representada con una calavera adornada, según el gusto personal de los adeptos.
Narcotraficantes, delincuentes, ex convictos o secuestradores se acercan a esta controvertida imagen para pedir por el éxito de sus delitos. Este culto blasfemo también está vinculado a prácticas de brujería.
En el 2012, integrantes de la secta asesinaron en Sonora (México) a dos niños de 6 y 7 años, y una mujer de 55. Ambos murieron degollados como ritual de sacrificio dedicado a la “Santa Muerte”.
Recientemente el vocero de la Diócesis de Veracruz en México, P. Víctor Díaz, recordó que “la muerte no es santa. Aquí no hay ninguna Santa Muerte porque Cristo ha venido a vencer la muerte y al pecado, por eso nosotros debemos de celebrar el recuerdo de nuestros fieles difuntos que están en la Gracia de Dios”.
La falsa “Santa Muerte” también es conocida como San La Muerte, Señor de la Buena Muerte, Señor de la Paciencia, San Justo Nuestro Señor de la Buena Muerte, Nuestro Señor de Dios y la Muerte, San Esqueleto, Ayucaba, Señor que Todo Lo Puede, San Severo de la Muerte o El Santito.

Fuente: ACI Prensa

Likes

Comments

La muerte no es soledad el final de nuestros trabajos y sufrimientos aquí en la tierra, sino, como dice San Bernardo una puerta para la vida. El Salmo 118, 17 anuncia: ''No quedaré muerto. Viviré para contar las hazañas del Señor''. Y el Salmo 16,11 dice: ''Me saciarás de gozo en tu presencia, Señor de Alegría perpetua a tu derecha'' 

Esta vida está como en una cárcel, de la cual saldrá un día para ir a morar al palacio del cielo.

La Iglesia Católica,  a la muerte de los Santos le llama ''nacimiento'' porque al morir para esta tierra nacen para la vida celestial que no tendrá fin. San Atanasio Enseña que para quien vive en amistad con Dios la muerte debe llamarse ''tránsito'', porque ella es un pasar a una dichosa eternidad.

Likes

Comments

Rey  del  Universo, Jesús de los Milagros Jesús de San, José Águilas  imperiales  se  posan en  los ramos,  del  domingo  de ramos Águilas  majestuosas,  que  guardan las  cuatro  esquinas,  los cuatro  puntos cardinales, las cuatro estaciones, los cuatro evangelios. Águilas  que alzan  hoy  el  vuelo,  elevadas por  el  incienso,  por  volcanes  de humo y  bocanadas de aire perfumado   por  ramos de corozo  cubiertos de miel, y  por la humedad del pino. Águilas  orgullosas que brotan  de los estandartes que  sostienen  con sus garras  poderosas  la  corona imperial  que ciñes  en tu frente y  que    adornan tus sienes. Águilas  apocalípticas  que  surcan el cielo de cada  Domingo  de Ramos,  y  se postran  bajo tus plantas, para elevarte con su vuelo hasta  las  mansiones del cielo. Romanos,  legionarios, centuriones,  portan la sentencia,  custodian tu paso al  patíbulo,  tu abrazo  a la muerte,  hombres  que  erguidos  levantan sus lanzas y  estandartes,  e inician  su  marcha  al  compás  de vientos,  tambor  y atabales. Esquina a  esquina,  van  los  pregoneros,  suenan las trompetas y  los  timbales, se  escuchan  las fanfarreas  que anuncian el juicio,  la  sentencia y  el  paso  de los condenados. Van camino al  Gólgota,  van  todos golpeados,  con la espalda  herida  y  sobre su hombro una enorme viga.

¿Qué de malo  hizo  el  Nazareno  Josefino? ¿Por qué  lo  condenan sin  ningún motivo? No  ven  que  da pena verlo tan  dolido,  su  rostro  cansado,  su paso  arrastrado, rodilla doblada,  desnudos sus pies, la cara  golpeada y  todo  su cuerpo cansado y vencido. Cae  el  Nazareno,  dicen que  era bueno,  que nunca mal hizo,  pero  es  tal  el peso  que carga en  sus hombros  que ya no  soporta    dar  más de  un paso. Dobla sus rodillas, levanta su rostro,  quiere en  ese instante encontrar  un consuelo,  algún alma  buena,  que entienda su pena  y  que  le  acompañe en su ultima hora. El mal  de este mundo  y  el  juicio  del hombre es quien lo condena,  es  la enorme  carga que en su hombro  lleva,  es el drama eterno,  el  mal y  el pecado, parece que ambos han triunfado, pero no es así. El  acto  final está ya por  verse,      él  se  encamina    solo y  callado  este nazareno, de rostro moreno y cara angustiada. El cortejo  pasa frente a  catedral,  va  por  el  palacio  y  parque central,  se escuchan las  marchas:    Mater  Dolorosa,  Milagro,  Jesús  de San José   y  Rey del  Universo,  todas  dedicadas,  todas con  historia. Son  las oraciones  escritas  con solfas,  claves  y  bemoles.  Salmos cuaresmales, poemas sinfónicos, versos musicales. Dicen las  abuelas que haces los  milagros    casi por  montones,  que todos  los viernes  vienen a  tu templo  los  pobres  y  enfermos,  las madres y    abuelas, jóvenes niños y pequeños. Traen junto  a ellos todas   sus tristezas y    peticiones,  humildes  se  postran ante tu figura,  tienen en  sus manos, rosarios y  velas,  barritas  de  incienso  y también candelas.

Se  llena  el ambiente  de amor  y  piedad,  es  impresionante ver  como    los miras, ver  como  a  tus ojos  dirigen sus preces,  y  en breves instantes    la esperanza  regresa    a  sus mustios  rostros,  que  en pocos instantes  vuelven a brillar. El  porqué  del  cambio  tiene  su  respuesta,  dicen que es tu  rostro,  que  abraza el  dolor,  o  que es la  dulzura,  el  llanto  o  la  pena,  y  el  consuelo  inmenso  que   se encuentra en tu majestad. Barroca figura,  de hermosa factura,  de rasgos profundos que  hacen  de tu imagen,  soberbia escultura. Son  tantos los  ángulos  que  hacen de  tu  rostro  todo un desafío    de movilidad.  Tu cuello girado,  tu boca entreabierta,  por  la  cruel  fatiga que te roba el aire y la vitalidad. Pero  son tus ojos los  que  más atraen,  parecen moverse  en cada momento, sé  que  han provocado  silencio,  y  suspiros,  lágrimas, salmos,  oraciones  y  mil peticiones. Rey  del  Universo,  hoy  me  postro  de rodillas  en tu templo,  hoy  por  mi alma corren crueles  pensamientos,  que la cercan  de pena  y  tormento,  busco  un descanso en mi agonía. Pero  sé  que eres  mi  Padre,  la base  y  el  sostén de  mi elemento,  siento deseos y motivos de seguir al ver tu ejemplo. Vives en  mí Señor  y  Dios eterno,  nunca más  flaquearan  mis sentimientos eres la  razón y  el  ser  de todo  cuanto  tengo ¡SOBERENO SEÑOR DE LOS MILAGROS, REY DEL UNIVERSO!

Autor: Doctor Gerardo Ramírez Samayoa

Likes

Comments