Estrenamos este blog con la última cagada (y nunca mejor dicho) que hice como director. Fue en una partida de D&D 5 edición, usando el módulo oficial Out of The Abyss.

Después de una épica huida con salto al vacío incluido, la monja del grupo es devorada por un monstruo gelatinoso. El ambiente grave y de luto se extiende por el grupo. Hasta ahí todo bien. Tras recorrer un túnel de 2 millas huyendo de Velkynvelve se encuentran con una pared vertical que tienen que escalar. Pregunto a cada uno de los jugadores qué va a hacer:

El clérigo decide que, aunque le están persiguiendo, como está agotado se echa a dormir mientras el resto investigan cómo salvar el contratiempo. El bárbaro enfadado con el clérigo le caga en la cabeza. El bardo tiene material de escalada que ha rapiñado por ahí que puede usar para abrir una vía y asegurar con cuerda a los pobres escaladores principiantes.

Por razones obvias, y para dar tiempo al clérigo y al bárbaro a recapacitar, decido resolver la escena del bardo primero. Consigue abrir vía y todos los pjs y pnjs van escalando, excepto el clérigo que está sobado, y el bárbaro que le quiere cagar en la cabeza.

Al volver mi atención a los dos en discordia me olvido de repreguntar si están de acuerdo con las acciones que decidieron tomar cuando les pregunté por primera vez. Dieron por hecho que uno se había dormido ya, y que el otro le había cagado en la cabeza. Claro, el clérigo ahora exigía que su pj se despertara, para poder escapar alegando que si le cagan encima lo notaría. El bárbaro, tras aliviar su vientre comienza a subir la pared. Momento de venganza del clérigo que consigue acertarle con un GuidingBolt en miotad de la ascensión, este consigue superar la tirada para no caer, pero recibe daño.

Vamos, que lo que debía ser una épica escalada con los enemigos pisándoles los talones se convirtió en una discusión entre el jugador que llevaba al bárbaro y el resto de jugadores, que se alinearon con el clérigo para recordar al bárbaro que para andar fastidiando que no viniera a jugar y otras cosas desagradables que nadie quiere que le digan. Ni qué decir tiene que la partida, a partir de ahí se resintió, aunque creo que conseguimos cogerle el tono de nuevo, el bárbaro no se sentía nada a gusto y participó muy poco.

¿Qué habríais hecho vosotros en mi situación? ¿Cómo solucionáis los conflictos entre pjs? ¿Y entre jugadores?



Likes

Comments

Este es Chris Perkins, uno de los mejores directores de juegos de rol de la historia. Yo soy TerribleDM, su antítesus, uno de los peores directores de todos los tiempos. En este blog hablaré de rol en general y de mis cagadas como DM en particular para que a la gente le sirva de modelo de aquello que no hay que hacer al dirigir una partida de rol.

Parto de la tesis de que por muy cafre que sea tu mesa de juego, las principales tareas del director de juego (DM, GM, DJ, guardian o según me dé de aquí en adelante) son que el tono de la partida sea el adecuado, que las cosas fluyan como es debido y que los jugadores y jugadoras se sientan a gusto. En este blog veremos como no conseguir nada de eso.


Likes

Comments