Protocolo

-Asegurarse de que la clienta no tenga ningún problema que contraindique los ultrasonidos ni posea implantes metálicos. (ficha técnica) y explicarle las sensaciones que notará.

-Preparar la camilla y el material

-La clienta ya está tumbada en la camilla con la zona a trabajar descubierta, o en el caso de que sea facial desmaquillar.

-Aplicamos abundante crema en rostro y escote.

-Limpieza del electrodo con agua y alcohol. En este caso vamos a utilizar el electrodo mediano, los pequeños son para zona de ojos y labios.

-Le damos a la clienta el electrodo de retorno que cogerá con la mano.

-Comprobamos que los mandos están a cero.

-Enchufar y encender el aparato

-Aplicación del tratamiento. Subiendo paulatinamente la intensidad.

-Una vez finalizado el tiempo, apagamos y desenchufamos el aparato y masajeamos la crema sobrante.

-Retiramos el exceso y aplicamos tónico. Podemos aplicar una ampolla y una mascarilla.

-Crema final adaptada al tipo de piel.

-Limpiamos el cabezal con agua y alcohol.

-Anotar en la ficha técnica las sensaciones, potencia, tiempo… para posteriores sesiones.

Sensaciones

Calor agradable sin llegar a quemar. Algún chisporroteo al pasar el electrodo cerca del pelo. Puede darte un ligero chispazo si tocas la piel de la clienta.

Para la profesional que realiza el trabajo es un poco cansado para la zona de las muñecas especialmente trabajando con el brazo izquierdo.

Parámetros

Tiempo: 5 minutos media cara y 5 minutos la otra media. 3 minutos por la zona de escote y cuello.

Potencia: Hemos alcanzado el 100 % subiendo paulatinamente. (100-200 Watios)

Frecuencia: 40 MHz

Modo de aplicación: Es importante darle a la clienta el electrodo de retorno para que circule la electricidad, sino la clienta no notaría nada.

La aplicación del electrodo se realiza mediante unos círculos ascendentes cambiando de zona y sin dejar de mover el electrodo. Si insistimos mucho tiempo en una misma zona, a la clienta le podría llegar a quemar.

También es importante aplicar mucha cantidad de producto para que podamos deslizar fácilmente el electrodo.

Finalidad y fundamento

La radiofrecuencia son radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético. Son unas radiaciones electromagnéticas capaces de actuar selectivamente en la dermis profunda y en las capas subdérmicas sin riesgo para la epidermis. Produce un calentamiento profundo (calor de dentro hacia fuera) que afecta a la piel y tejido graso subcutáneo. De esta manera, favorece el drenaje linfático, es decir se disminuyen los líquidos y las toxinas que forman la celulitis. Además, se aprecia una mejora de la piel.

La radiofrecuencia genera un campo eléctrico que cambia de positivo a negativo, lo que causa un movimiento rotacional de las moléculas que genera calor. La piel tiene que alcanzar los 39 grados mas o menos.

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, con más o menos rapidez según los casos. Sin embargo, lo que se pretende conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, lo que incluye que se formen fibras nuevas que sustituyan a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos, se favorezca la homeostasis y, en general, mejore el estado de la piel.

En general se produce una regeneración celular mediante el calor, deja la piel suave y más luminosa. Aparte de utilizarse para tratar las arrugas y flacidez del rostro, también se puede utilizar en corporal para la mejora del tono muscular al mejora la musculación, al tensar los músculos, la radiofrecuencia actúa tonificando el tejido conectivo del músculo.

Likes

Comments