Cada vez más bienes y servicios están mediados por la red. Algunos, como pagar cuentas o publicar anuncios, ya están totalmente instalados, otros presentan mayor resistencia pero de a poco van ganando su espacio.

Comprar frutas, verduras, elegir un corte de carne, han sido tareas hogareñas que han requerido la presencia del comprador, quien puede seleccionar por medio del tacto, el aroma y la apariencia en general y elegir si, a partir de esos rasgos, la lleva o no. Las compras virtuales y el servicio de entrega a domicilio después del encargo por la web nos hace prescindir de todo ese ritual a cambio de inmediatez y con el plus de ahorrar el viaje y el tiempo que las compras de alimentos, tan necesarias en todo hogar, suelen insumir.

Esta nueva alternativa es ideal para los barrios jóvenes, que aun no tienen los servicios muy desarrollados ni centros comerciales próximos, y para los que no tienen tiempo para destinarlo a esta tarea.

Estas webs cuentan con productos y precios marcados que permiten llenar tu carrito virtual.

Claro que hay productos, alimentos envasados, de perfumería, limpieza, enlatados y demás que no presentan ningún inconveniente en que no los elijas directamente ni los tomes del aparador tu misma, otros como lácteos, productos frescos, hortalizas, frutas y verduras, son más confiables si tu los escoges. Así puedes organizarte para saber cuáles conviene comprar por este medio y cuáles conviene llevar cuando su apariencia te resulta tentadora.

Si eres de las que disfruta de ir al supermercado, con los niños incluidos y como excusa para pasear y mirar productos, las compras virtuales serán sólo una opción de emergencia y puedes alternar ambas prácticas. Si, por el contrario, aborreces este menester; recorrer las góndolas, hacer la fila, cargar el coche con las bolsas, disfruta de esta opción, relájate y espera a que los productos lleguen directo del centro comercial o tienda erotica con tan solo un clic para llenar tu nevera.


Likes

Comments