Historias de papel

Me invitaron a ver un ballet.

Fui, no por deseo o placer de presenciar aquel arte que mis ojos jamás habían podido ver, sino porque ella iría.

Mi musa, tan hermosa, divina, deseable. Tan inalcanzable. Pero valía la pena, tan solo verla de perfil o ver sus cabellos castaños harían que mi corazón, pobre y enfermo, reviviera.

El telón se abrió justo cuando entré al teatro,

por cosas del cansancio, una siesta y una alarma que nunca sonó, no había podido llegar a tiempo.

Justo cuando las luces se prendieron y el viejo estéreo comenzó a tocar un adagio, apareció una muchacha.

Pequeña y delgada como una flor.

Vestía de negro como la noche y sus rojizos cabellos estaban atados en un perfecto rodete, y parecía triste.

Su tutú caía hasta la altura de sus tobillos, melancólicos, y la escena, aun sin empezar, trasmitía ya un aura de dolor.

Tras el segundo compás, comenzó la historia.

Levantó su cabeza, antes ocultada tras su delicada mano, y sus ojos grises como la tormenta atravesaron mi ser para dejarme en una extraña hipnosis.

Inició su hechizo con pequeños pasos, parecía frágil y temerosa ante la multitud que la observaba.

Trazaba una coreografía delicada y elegante con sus manos y pies, parecía tan dulce e inocente que desde lejos simulaba una muñeca en una caja musical.

El hombre invisible comenzó a darle más cuerda a la caja y la bailarina, arriba, sobre el escenario comenzaba a cobrar más vida. La tristeza dio paso al miedo, en el fondo se oían truenos y las gotas chocaban con ira contra la terraza del teatro, pero yo solo podía verla a ella.

Estaba atrapado bajo un hechizo, bajo su encanto.

La música fue tomando la forma de una fuga y entre la tres voces del piano y los pasos cada vez más fuertes y envolventes de la bailarina; yo, idiota, sin habla, y con la mente nublada, me di cuenta de mi tremendo error, juzgar el ballet. Juzgar ese arte antes de verlo, y ahora, hipnotizado por un simple baile me arrepentía.

Hacia el final de la obra entendí: el ballet no era solo elegancia y fragilidad, no solo eran muñequitas de cristal envueltas en seda fina y con guantes de terciopelo y hombres sin huevos envueltos en enterizos pegados que marcaban todo.

Entendí que el ballet también es fuerza, agilidad, heridas, caídas y saltos imposibles.

Los bailarines no eran de cristal, ellos eran diamantes brutos. Hermosas piedras, delicadas y bellas a la vista, pero fuertes, tan fuerte que solo uno de su especie puede romperlos.

El ballet, me di cuenta entonces, no solo involucraba medias finas y zapatillas de tela, sino también sangre, sudor, esfuerzo y lágrimas.

Y, al terminar la obra, me di cuenta de que...

me había enamorado de una bailarina de ballet.


Escribe tu blog con el móvil - Nouw cuenta probablemente con la mejor aplicación para blogs en el mercado - Pulsa aquí

Likes

Comments

Historias de papel

Ahora que ya no estás, las palabras quedan cortas, el tiempo pasa de prisa y los recuerdos se pierden en mi memoria.

Creí que sería fácil superarte, sin embargo, el dolor permanece sellado en mi alma, recordándome sin piedad tu sorpresivo adiós.

Aun lloro cuando te recuerdo, ¿por qué nadie me avisó que sería difícil? Siempre supe que tarde o temprano desaparecerías de mi vida, pero ahora que ya no te tengo, que mis ojos solo pueden admirarte en fotografías viejas y momentos congelados, desearía volver atrás en el tiempo y soltarte todas esas palabras que en esos días tuve miedo a decir. Quiero volver a abrazarte, sentir tu corazón latiente y tus ojos sobre los míos, quiero de vuelta tus sonrisas llenas de orgullo, tus palabras alentadoras y tus luceros azules llenos de verdad.

Es absurdo llegar a casa con la idea de verte sentado en el sillón, sabiendo que nunca más podré volver a escuchar tus gritos frente al televisor o tus vivencias y críticas sobre la sociedad.

Lamento estar llorando, pero me es imposible no soltar lágrimas, es simplemente que te extraño. Te extraño y lamento mil veces no haberte demostrado mi amor el tiempo que estuviste a mi lado.

¿Sabes? Todos los días sonrío, sonrío y suelto millones de carcajadas. De vez en cuando apareces en nuestras conversaciones, no obstante, los recuerdos que sacamos a flote son alegres, reímos y hacemos chistes sobre ellos.

Ella te extraña, lo sabes ¿no? Sé que llora en nuestra ausencia, está triste, también te quiere de vuelta. Supongo que el golpe fue más fuerte para ella, tú eras su amor, su vida, significabas su mundo, y ahora no estás.

Todos te extrañamos… algunos más que otros.

Me siento tonta derramando lágrimas sabiendo que no estarás para limpiarlas, y ¡por los dioses! Te extraño un montón.

Te estás perdiendo de muchas cosas; nuevas vidas están llegando a nuestra gran familia, algunas amenazan con querer dejarnos, pero seguimos estando fuertes.

Supongo que es hora de dejar el sufrimiento atrás, siempre estarás en nuestros corazones y tu recuerdo quedará por siempre en mi memoria, y nunca lo olvides… esto no es un adiós, es un hasta pronto, pues algún día nuestras almas se reencontrarán para charlar de todas aquellas cosas de las que no pudimos hablar.

Likes

Comments

Un día no habrá una lámpara que te dé luz en toda la oscuridad, un día no habrá nadie que te ataje antes de caer, un día no estará tu madre para decirte que los monstruos y fantasmas no existen, un día no estará alguien que te acompañe al primer día de clases, y no siempre habrá alguien que te diga que no todas las personas tienen el mismo aspecto que el tuyo, y tú tendrás que enfrentarte a esa realidad solo.

Un día despertarás de una pesadilla y verás la realidad.

Likes

Comments

Mi mente es un tanto complicada, un poco tonta en las cosas más simples como saber si debes empujar o estirar la puerta para entrar a un lugar o para saber que es surdo y que es diestro; pero es más inteligente en cosas complejas que una persona de mi edad no se fijaría.

Generalmente oigo pero no escucho, veo los labios moverse mientras mi mente va de un pensamiento a otro. Mis ojos son inquietos, nunca me verás mantener la mirada fija en una persona por menos de 30 segundos, y verás mi cabeza moverse de un lado a otro, como si estuviera buscando algo o a alguien. Mis manos difícilmente se mantienen quietas, si lo hacen son mis pies los que no pararan de moverse. Y si alguien me viera en la calle o en algún lugar verá a una persona seria y encogida en sus pensamientos, un poco torpe en su andar, que intenta parecer segura, y muy callada.

Sí, generalmente no hablo. De hecho, prefiero guardar mis pensamientos y sentimientos para mí, en efecto; soy muy reservada y mi espacio personal es casi kilométrico. Me cuesta expresar mis sentimientos con personas a las que no le tengo afecto y fingir me va fatal. Las palabras cariñosas difícilmente se escapan de mi boca, el decir te quiero es algo casi imposible, por suerte todavía no llegó mi momento en la vida de tener que decir te amo a alguien fuera de mi pequeño círculo de personas que en realidad aprecio.

Y, si todavía no se dieron cuenta, me es más fácil expresarme a través de las letras que en una conversación frente a frente. Con una hoja y un papel podría hacer grandes cosas, crear nuevas vidas, sumergirte a historias, transmitir mis pensamientos. En persona, las palabras saldrán torpes y apresuradas, intentando evadir cualquier intento de conversación. Me verás como una asocial.

Mi mente es... un desastre, bueno.... yo también.

Likes

Comments

Antes de que la muerte me lo prohíba
  1. Hacerme un tatuaje.
  2. Haber conseguido licencia de conducir.
  3. Terminar el colegio.
  4. Entrar a la universidad.
  5. Haber trabajado en una cafetería por medio tiempo.
  6. Comprar algo inútil con lo que gané en la cafetería.
  7. Comprar algo útil con lo que gané en la cafetería.
  8. Haber viajado a por lo menos 8 país. (Brazil, Argentina, Estados Unidos, Alemania)
  9. Haber ido al concierto de mi banda favorita.
  10. Hacer topless.
  11. Teñirme el cabello de rosa pastel.
  12. Teñirme el cabello gris claro.
  13. Tener alguna perforación o piercing. CUMPLIDO (HÉLIX: 18.01.2017-14.08.2017) PERO ME QUIERO VOLVER A HACER
  14. Haber leído aproximadamente 100 libros. (Harry Potter (8), Percy Jackson (5), Algo tan sensillo como tuitear te quiero, La lección de August, Un final para Rachel, A dos centímetros de tí, Orgullo y Prejuicio, Finding love: Sky)
  15. Bailar bajo la lluvia sin paraguas.
  16. Ir a un concierto. CUMPLIDO (R5. 15.12.2015)
  17. Ir a 5 conciertos más.
  18. Andar en Kayak.
  19. Probar alguna bebida alcohólica.
  20. Tener una resaca de dioses.
  21. Ver maratón de Harry Potter.
  22. Subirme a una montaña rusa. CUMPLIDO (uNIVERSAL)
  23. Probar el café.
  24. Aprender a tocar algún instrumento por mi propia cuenta.
  25. Leer Cincuenta sombras.
  26. Bucear.
  27. Practicar dos (o más) deportes extremos.
  28. Ir a Disney
  29. Ir a Euro Disney
  30. Ir a Disney Shangai
  31. Ir a Universal. CUMPLIDO.
  32. Ir a Island of Adventures. CUMPLIDO.
  33. Terminar de escribir un libro.
  34. Aprender a cocinar. (sin quemar la cocina en el intento)
  35. Ir a una discoteca.
  36. Ir a un Arcade.
  37. Manejar una motocicleta.
  38. Manejar un auto.
  39. Hablar con un mexicano
  40. Hablar con un español.
  41. Sufrir de una resaca.
  42. Tener un amigo.
  43. Vestir de traje (masculino) durante un día o en una fiesta.
  44. Invitar a mis padres a comer (y pagar yo).
  45. Pasar todo un fin de semana (viernes, sábado y domingo) de fiesta en fiesta.
  46. Votar.
  47. Tener una conversación con alguien de una cultura distinta a la mía.
  48. Ir a un prostíbulo.
  49. Participar de un evento caritativo.
  50. Ir a una cita a ciegas.
  51. Acampar bajo las estrellas.
  52. Descubrir mi ciudad (visitar los museos, bibliotecas, plazas, calles, bares, etc.).
  53. Tener por lo menos 2.000.000 ahorrados.
  54. Superar algún miedo.
  55. Desconectarme del mundo por una semana completa.
  56. Hacer ejercicio.
  57. Participar en un concurso/competencia y ganar.
  58. Besar a un desconocido.
  59. Besar a un extranjero.
  60. Besar a alguien con barba.
  61. Abrazarle a un extraño en la calle.
  62. Dar abrazos gratis.
  63. Enviar nudes (idea de Padi)
  64. Dormir bajo las estrellas
  65. Tener un blog. CUMPLIDO.
  66. Sacarme una foto con un photo booth.
  67. Ver un teatro.
  68. Ve un musical.
  69. Asistir a una marcha.
  70. Asistir a la semana del Orgullo en España.
  71. Asistir a la semana del Orgullo en Estados Unidos.
  72. Besar a una persona de mi mismo género.
  73. Tener una relación sentimental con alguien, por lo menos de tres meses.
  74. Viajar sola.
  75. Tener un amigo por internet.
  76. Conocerle en persona a mi amigo de internet.
  77. Tener un canal de Youtube y por lo menos tener 3 vídeos subidos.
  78. Obtener 10 diplomas.
  79. Ser feliz.
  80. Tener 500 seguidores en Instagram.
  81. Tener 1000 seguidores en Instagram.
  82. Tener 2000 seguidores en Instagram.
  83.  Ir a un cementerio por la noche.
  84. Saber maquillarme.
  85. Saber como usar una cámara profesional.

Likes

Comments

Historias de papel

Historias; palabras plasmadas en papel, cargadas de sentimientos, con historias tras la historia, con alas que transportan a un nuevo mundo, transportan vidas, momentos y memorias. 

Libros; aviones, botes o submarinos, transportes que viajan por mundos desconocidos, por vidas, por poemas, por librerías, por mis manos. 

Yo; una simple lectora, mujer empedernida hacia historias que no son mías, memorias de otras personas, problemas por los que nunca pasé. Yo, amante de las historias de papel.

Likes

Comments